Tiempo de cocinado (lectura): 4’15”

Para hoy tenemos: la Receta del Chef: Cómo conseguir equipos de alto rendimiento. Lejos de intentar parecer un anuncio de la tele, 9 de cada 10 veces, lo que llamamos “equipo” son tan sólo grupos de personas que, en el mejor de los casos, se sientan en la misma zona dentro de la empresa; y decimos en el mejor de los casos, porque hoy en día el trabajo en remoto está a la orden del día, y eso nos complica el trabajo cuando el equipo todavía no es maduro.

Dejando esto a parte, la realidad es, que si tienes la oportunidad de trabajar en una misma ubicación con aquellos que comparten tus mismos proyectos y objetivos, lo más probable es que seáis un grupo de trabajo y no un equipo como tal.

Pero pasar de ser un grupo de trabajo a un equipo de trabajo y que además sea altamente efectivo, requiere unos cuantos ingredientes que a continuación os vamos a desvelar. Eso sí, antes de daros la receta del éxito, hay que tener en cuenta dos cosas que son tan necesarias como el aceite y la sal: hay que trabajar para mejorar las relaciones por medio de la interacción entre las personas y conseguir cantidades ingentes de empatía. Sin ella, no podremos ni freír un huevo.

Y ahora sí, la ansiada receta que esperabais:

Ingredientes:

  • Un puñado de Objetivos.
  • Varios mecanismos de comunicación.
  • Algunas políticas de trabajo.
  • Un paquete de toma de decisión y resolución de conflictos.
  • Varias ramas de conocimiento.
  • Un foco en la entrega de valor.
  • Muchas daily.
  • Muchas más equivocaciones.
  • Cocina y espacios propicios para la innovación.
  • Un poco de flow.

Modo de empleo:

  • Separar en un cuenco los objetivos para que queden bien claros al equipo. Es recomendable que sigan el patrón SMART (Specific, Measurable, Achievable, Relevant, Time Bound).
  • Definir cómo serán los mecanismos de comunicación en el equipo y dejarlos reposar.
  • Hacer explícitas las políticas de trabajo para cada tipo de tarea que realice el equipo.
  • Calentar a fuego lento los mecanismos que los miembros tienen para la toma de decisiones y la resolución de conflictos.
  • Cogemos las ramas de conocimiento, las separamos y creamos un árbol visual o similar que sirva para indicar el área o punto fuerte de cada uno de los integrantes del equipo para que sepamos a qué persona dirigirnos cuando necesitemos un referente en la materia.
  • No perder nunca de vista lo que tenemos en los fogones; enfocarse en la entrega de valor teniendo clara la visión global y las prioridades de las tareas. Hay que conocer la “big picture” y ser consciente de que las tareas individuales contribuyen a un objetivo mayor.
  • Realizar reuniones diarias de sincronización del equipo (daily) para compartir el trabajo e identificar los impedimentos que pueden provocar algún retraso.
  • No tener miedo a las equivocaciones. Fallar rápido y aprender de los errores.
  • Tener las cocinas limpias, generar espacios para la innovación y la mejora continua.
  • Favorecer que la información y el flujo de trabajo sea transparente con todo el equipo de cocina.

Conclusión: si quieres mejorar la eficacia de tu equipo, céntrate en aumentar el sentido de pertenencia, fomenta la colaboración y haz que nazca de manera natural la autoorganización.

Como sabemos que esto suena más complicado que batir a punto de nieve cien claras de huevo, desde Agile Taste hemos diseñado unas experiencias diferentes en las que no sólo potenciarás estos aspectos, sino que trabajarás con tu equipo de una manera nunca vista y sobre todo, nunca vivida. Porque para nosotros, el aprendizaje se tiene que sentir y experimentar en primera persona y al igual que dicen que a los hombres se les conquista por el estómago, nosotros pensamos que cualquier dinámica, acompañada de una buena comida, seguro que sabe y se aprende mejor. Por eso unimos nuestras dos grandes pasiones: agile y gastronomía.

Estar fuera de su contexto y espacio habitual, trasladarlos a unas cocinas, ponerles el mandil y tratarlos como cocineros, hace que nuestros alumnos se sumerjan en una experiencia que les exigirá utilizar los cinco sentidos. Trabajar a través de las emociones y las sensaciones, provoca que el aprendizaje que se produce se consolide de una manera más efectiva.

Nuestra Carta:

  • ScrumTxos: Cocinarás Pintxos de una manera sorprendente y sin darte cuenta aprenderás los fundamentos de Scrum, para mejorar las capacidades de planificación y autoorganización de tu equipo.
  • SushiKanban: Para los amantes de la cocina Japonesa, nos deleitaréis con el sushi, maki y niguiri que os enseñaremos a preparar y aprenderéis a conseguir un flujo de trabajo, así como a poner foco en la mejora continua. Si no sois muy de Sushi, podemos hacer la misma experiencia, pero con Hamburguesas Gourmet y con los mejores consejos de nuestro Chef.
  • Gastrodesign: Pensado para que tu equipo de cocineros trabaje la creatividad y la innovación de forma colaborativa, aprendiendo a usar herramientas de Design Thinking y cocinando un menú que vosotros mismos idearéis teniendo en cuenta el problema que os plantearemos.
  • Gastromunicación: Para equipos que necesiten comunicarse mejor y aprender técnicas para dar y recibir feedback, mejorar la escucha activa y hacer mejores peticiones y ofertas.
  • LeanTonics: Donde aprenderás los fundamentos Lean y Lean Startup, fomentando la innovación y con un Gintonic en la mano.

Parece una locura, ¿verdad? Scrum, Kanban, Agile… ¿Cocinando? Pues sí, a través de estos retos de cocina, los alumnos reflexionan en equipo sobre lo que han hecho, cómo lo han hecho y si hay alguna forma distinta y más efectiva de hacerlo.

En Agile Taste llevamos más de un año experimentando y fusionando estos nuevos conceptos y formas de hacer Team Building con el poder de la gastronomía. Sacamos a los alumnos de su zona de confort y se encuentran en ambientes donde prima el trabajo en equipo y se fomenta el pensamiento creativo, siendo libre de generar ideas no sesgadas por lo que saben o conocen.

Si te gusta nuestra idea pero tienes intolerancia a alguno de los ingredientes o dinámicas, no te preocupes, podemos hacer un menú exclusivamente para ti, estaremos encantados de explorar algo nuevo contigo.

No lo dudes y atrévete a vivir una de nuestras experiencias.

¡Que no te lo cuenten!