Nuestro primer spike

Tiempo de cocinado (lectura): 3’30”

Como sabéis, no podemos quedarnos quietos, y aunque hace poco que añadimos a nuestra Carta la experiencia ScrumTxos, debíamos seguir adelante mejorando e innovando en nuestras recetas ágiles. El nuevo plato tiene pinta de convertirse en el plato estrella, pues une la parte teórica de Lean y Kanban con el Sushi. Es así como nace SushiKanban.

Aunque a priori pueda sonar fácil, llevamos tiempo dándole vueltas para encontrar el punto de cocción exacto para que nuestros equipos vivan una experiencia increíble y que a su vez, puedan aplicarlo posteriormente a su mundo real.

Ante dicho bloqueo, decidimos hacer caso a la intuición y reavivar nuestro espíritu ágil. Recurrimos a una técnica aplicada en el mundo del desarrollo y enunciada por primera vez en el Extreme Programming, llamada Spike. Un Spike es poner a prueba un concepto para resolver las posibles dudas técnicas o de diseño que tengamos en nuestro proyecto. El objetivo de construir este Spike es únicamente el de solventar dudas, nada más. Es más, una vez finalizada la prueba, es recomendable que tiremos el resultado y no intentemos construir nada sobre él.

En nuestro caso, necesitábamos salir del bloqueo que teníamos y sentir en cuerpo y alma lo era preparar Sushi. También nos serviría para validar algunas hipótesis que teníamos todavía en la recamara.

Es por eso que decidimos juntarnos en una casa, con un buen cargamento de ingredientes japoneses (algas, arroz, aguacate, salmón y atún entre otros) y con grandes dosis de querer pasarlo bien con amigos que tuvieran el valor necesario de probar lo que íbamos preparando.

Lo más complicado fue la preparación del Sushi. Como podréis comprobar en este tutorial, no es nada sencillo y requiere hacer unos pasos precisos. El quid de la cuestión está, sobre todo, en la calidad de la cocción del arroz. Una vez este estaba preparado decidimos cronometrar el tiempo que tardábamos en construir un rollo de hosomaki (rollo pequeño con el alga por fuera) de pepino.

El resultado fue sorprendente y desolador a partes iguales. Tardamos casi 4 minutos en hacer un rollo de una calidad más que cuestionable del que tuvimos que tirar más del 60% ya que no tenían un aspecto presentable.

A nuestro favor decir que fuimos depurando poco a poco alguno de los pasos y refinamos nuestras técnicas con cada nuevo rollo. Tuvimos que prestar más atención a algunos detalles que en un primer momento pasamos por alto. También aprendimos y reflexionamos de nuestros errores y así conseguimos ir afinando la construcción incluso llegando a entregar rollos de una calidad más que aceptable.

Después de pasárnoslo en grande y disfrutar como niños pequeños nos llevamos algunas conclusiones que se podrían extrapolar también al mundo del desarrollo de software o de cualquier proceso complejo con cierta incertidumbre y desconocimiento. Donde dice Sushi pongan Software:

Hacer sushi es más difícil de lo que puede parecer.

Visualizamos cerca de cuatro videos y parecía francamente fácil pero cada una de las fases requiere de una técnica muy precisa. No seguir esas técnicas con la precisión adecuada nos supuso al principio tener mucho desperdicio de sushi que tuvimos que tirar a la basura. Construir un spike o prueba de concepto real nos sirvió para poner a prueba y clarificar algunas hipótesis.

Es difícil conseguir sushi de calidad si no se persigue esta desde el principio.

Intentamos arreglar los primeros rollos que preparamos pero resultó prácticamente imposible hacerlo. Sin embargo, los rollos en los que intentamos que la calidad estuviera desde el primer momento siguiendo milimétricamente las técnicas adecuadas resultaron al final muchísimo mejores.

Por mucho que veas vídeos o leas libros sobre sushi, hasta que no te pones a cocinar y a fallar no aprendes y mejoras.

Nos sentimos muy satisfechos de la prueba de concepto realizada y estamos seguros que nuestros betatasters se lo van a pasar en grande con la dinámica que prácticamente tenemos diseñada gracias a la experiencia vivida. Ahora toca probarla en un entorno real para validar las hipótesis y ver si realmente resulta eficaz para transmitir los conceptos Lean y Kanban mas importantes.

Gracias por probar todos nuestros platos y ayudarnos a hacerlos realidad.


Más experiencias en nuestro blog:


¡Conoce a nuestros facilitadores o ponte en contacto con nosotros!


AgileTaste

CoFundador Agile Taste

All author posts