Tiempo de cocinado (lectura): 2’15”

“En el flow hay diversión.”

Esta frase la leí hace unos días en un artículo de la revista del canal de innovación de BBVA, Innovacion Edge, y creemos que todos los que nos acompañasteis el pasado 24 de Septiembre pudisteis comprobarlo. Os agradecemos muchísimo que vinierais y más aún, después de una dura jornada de trabajo y resistir cuatro horas más en un ambiente desconocido y con una dosis considerable de conceptos y exigencia en la cocina, así que, nuevamente, GRACIAS.

En la entrada que comentábamos, hablaba de uno de los mayores investigadores a nivel mundial sobre la felicidad, Mihaly Csikszentmihalyi. Mihaly defiende que el flow (flujo) es “estar totalmente absorto por la actividad que se realiza.” En esos momentos de flow, el ego desaparece, el tiempo pasa más deprisa y cada acción, movimiento y pensamiento sigue al anterior, como si estuvieras tocando Jazz. En estos momentos todo tu ser se ve implicado y utiliza al máximo todas sus habilidades.

Si queréis saber un poco más sobre el trabajo de Mihaly, podéis ver su libro aquí. Tan sólo añadir, que fue jefe de psicología de la universidad de Chicago y fue en esa época cuando escribió el libro.

Por ahora, vamos a compartir con vosotros los 8 componentes clave del flow:

  1. Debe suponer un reto que implique algún tipo de destreza.
  2. Ha de haber una fusión entre acción y consciencia.
  3. Los objetivos deben estar claros.
  4. Ha de existir una retroalimentación directa e inmediata.
  5. Requiere concentración en la tarea que se realiza.
  6. Tiene que aflorar la sensación de control.
  7. Se pierde la autoconciencia.
  8. Se distorsiona el sentido del tiempo.

Al igual que las tortugas aprovechan las corrientes marinas, en Agile Taste buscamos ese fluir con el equipo, ese trabajo que nos de la felicidad en cada momento de nuestras experiencias. Nuestra energía proviene, por una parte, de las habilidades y destrezas que vemos nacer en nuestros alumnos y por otra, del feedback que recibimos. Ese retorno de información es fundamental y nos ayuda a mejorar día a día. Por no mencionar las exquisiteces que cocinan nuestros alumnos junto a Nacho Garbayo.

El pivotaje tras la última experiencia es definir un SushiKanban 2.0 en el que buscaremos ese flow para que nuestros alumnos se vayan un poquito más sabios y mucho más felices.

A continuación os dejamos con un poco de flow…

 Conclusiones que sacaron algunos de nuestros asistentes:

  • La visión global compartida, es vital para conseguir buenos resultados.
  • Tenemos que conocer el proceso de extremo a extremo y conseguir una comunicación clara.
  • Las lecciones aprendidas y las reflexiones en equipo nos ayudan en la mejora.
  • La holgura (tiempo dedicado a pensar en cómo mejorar dentro de un equipo) es necesaria para poder mejorar nuestro trabajo y todo funciona mejor cuando esto se gestiona.
  • Salir de tus límites, de tu zona de confort, es vital para poder innovar.
  • Hacer que fluya la comunicación entre todo el equipo y que exista una correcta definición de los roles va a ayudar mucho en el lanzamiento de los proyectos y en su ciclo de vida.

Está demostrado que aprendemos a base de tiempo y repetición, de constancia y trabajo. Si vamos aumentando los niveles de dificultad, poco a poco se van logrando mejoras en nuestras habilidades. Pero con prisas y agobios, no conseguiremos nada.

Cuando entras a nuestras cocinas, dejamos fuera la ansiedad y damos jaque mate al aburrimiento. Buscamos que aflore de manera natural ese flow e introducimos otro ingrediente fundamental en nuestras experiencias: la mejora continua e incremental, definida definida de manera colaborativa y participativa , aplicando técnicas y dinámicas que nadie hasta ahora había fusionado.

¿Quieres comprobarlo? ¿Te apetece venir a sumergirte con nosotros en un flujo de trabajo y darle una experiencia diferente a tu equipo? Pues ya sabes, sólo tienes que pedirlo y estaremos encantados de ayudarte.

¡Aprovechad las corrientes marinas!